Puentes

 

Puente

Ella le dijo a él: “Para mí eres solo un puente en este tramo con turbulencias del río de mi vida. Aunque estás algo oxidado, eres acogedor y ofreces buenas vistas. Pero no lo olvides, solo te quiero para cruzar a la otra orilla, que es donde está mi verdadera meta, el futuro brillante que me espera”.

Él, en represalia, se hundió con ella.