La delicadeza

tarzan

El anciano actor entra en el salón comedor del Hotel Excelsior. Va en calzoncillos, el cuerpo flácido, la mirada perdida. Es muy temprano y el comedor se encuentra vacío. El anciano se acerca a una de las cortinas, se agarra e ella y trepa apenas unos centímetros. “Ankawa, yo Tarzán”, dice. Y allí permanece colgado, como un camaleón flaco y descolorido. Intenta su grito de guerra, pero solo logra una tos persistente. Por el extremo del salón aparece el maitre, y con mucha delicadeza y como si la situación no le resultara extraña, toma al anciano por el brazo y le invita a descolgarse: “Señor Tarzán, la selva está cerrada”.

 

Seguir las huellas

huellas en la arena

Hoy he recibido un wasap de Elena. Elena fue alumna mía en el bachillerato, y ahora es actriz. Hacía tiempo que no hablábamos. Me cuenta los proyectos en los que está trabajando y su actividad como actriz de doblaje. Sus doblajes los puedo escuchar en Ten, Cosmo y Mtv en la serie de dibujos Miss Moon. Y a finales de este mes se estrenará Famous in love, una serie de HBO, en la que hace de Alexis, “la mala malísima y guapa guapísima”.

Me gusta la idea de seguir su rastro sonoro, intentar localizar su voz entre los personajes, como si yo fuera un apache que pega la oreja a la tierra. Elena me dice que le ha gustado la imagen del “mapache”. Sigue leyendo