Días de sol

 

sombra niño

En los días de sol mi madre me gritaba en el parque: “¡Corre, corre, que no te coja!” Y yo corría todo lo que me daban de sí las piernas, apretando los dientes, aunque luego mi madre se tronchara de risa al verme jadeando, parado con las manos en los riñones, enfadado porque nunca conseguía ser más rápido que mi sombra.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s