La otra troupe

CIRCO (2008).jpeg.jpeg

En el circo maldecían la orden que les obligaba a abandonar la ciudad. Y se resistían, retrasaban la mudanza. Pero una tarde, las autoridades irrumpieron con sus códigos y sus máquinas de asalto, y ni tiempo tuvieron de acabar la función: las bocas entusiastas de los niños se cerraron de golpe; al tragasables se le atragantó la espada; y el payaso, para disimular las lágrimas que le brotaban, mordió uno de los limones con que hacía malabares. Así lo cuentan los viejos del lugar. Hoy, donde antes estaba la carpa, se levanta el Palacio de Justicia, pero los que allí trabajan dicen que, cuando el viento sopla, oyen el barritar de los elefantes, el rugir de los leones… Aunque callan, para que no les tachen de locos, que en los días luminosos, desde las ventanas de los pisos superiores, ven surcar el aire al veloz hombre bala