El hombre camaleón

MIMETISMOS

Lo reconozco: soy muy sugestionable. Si alguien a mi lado pronuncia la palabra “pulga”, al instante empiezo a rascarme. Si me informan del infarto de fulanito, es fácil que un ligero dolor ascendente recorra mi brazo izquierdo y que todo mi ser se sienta como un conglomerado de sistemas fisiológicos. Si alguien ríe o llora en mi presencia, yo río o lloro aunque desconozca el motivo. Y cuando los líderes del partido Azul me explican su programa electoral, es este el que me parece mejor; pero otro tanto me ocurre cuando son los líderes del partido Rojo los que me arengan. Por ello, el día de las elecciones, mi voto lo decide el azar de una moneda lanzada al aire. Personas que me conocen bien afirman que soy un veleta; pero otras, que también me conocen, declaran que soy un hombre tolerante y diplomático. A mí, la verdad, me parece que todos tienen un punto de razón. Así que cuando me preguntan: ¿quién eres tú?, yo sonrío y me encojo de hombros porque no me cuesta ningún esfuerzo ser lo que ellos quieren que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s