Una mujer nueva

cirugía estética

Mi nariz tiene ahora el perfil de las esculturas griegas. Mis pómulos están ligeramente marcados, como réplicas en miniatura de mis pechos de silicona. En mis labios carnosos late eternamente la semilla de un beso. Las manos de un hombre pueden abarcar mi cintura y luego deslizarse sin titubeos por mis esbeltas piernas, ya sin varices ni celulitis. Soy realmente una mujer nueva. Sólo falta que, en las líneas de mis manos, el cirujano me trace un nuevo destino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s